EL PAN y PRIRCO

El entusiasmo de la gente por ir a ver a los mejores competidores en un esplendoroso inmueble, no eran precisamente para deleitarse con un partido del mundial en el siglo 80 d. C. y aunque para nosotros actualmente nos resulten espectáculos sanguinarios y aterradores resultaban de gran gusto para todo el pueblo romano.

leer más